La burbuja de las aplicaciones nativas

9 de noviembre de 2010

Cuando una tecnología informática se pone de moda, se acostumbra a producir un movimiento masivo hacia esa tecnología, independientemente de que sea la más adecuada o no. Está de moda, y todo el mundo quiere tenerla.

Tal como recuerdan en MobileBeat, a principios de los 90 se produjo este fenómeno con Flash. Todas las compañías tenían un sitio Web en Flash,  50.000€ o 100.000€ de trabajo que desplegaba un contenido alucinante. Pronto muchos decidieron cambiar a algo menos costoso de mantener y ampliar.

Lo mismo está ocurriendo hoy con las aplicaciones para móviles. Todo el mundo quiere tener una aplicación para móvil (osea, iPhone). Hacer una compleja aplicación para iPhone puede estar en costes a la altura de los 50.000€. Hay que sumar mantenimientos para actualizarla con las novedades del portal. Además el crecimiento masivo de nuevas plataformas obliga a crear una versión nativa en otras plataformas como Android o Blackberry, lo que puede suponer duplicar o triplicar costes.

La tecnología Web

La respuesta a este problema la tenemos preinstalada en todos los móviles con Internet. Llamadla  HTML5, XHTML+JS+CSS, Web 3.0 o como vuestro departamento de marketing prefiera. Nosotros la llamaremos tecnología Web. Una aplicación desarrollada con tecnología Web funcionará en todas las plataformas, sin tener que trabajar con código nativo, y es muy fácil de mantener.

Es la misma tecnología que venció a Flash en sitios que no requerían un nivel gráfico elevado y sí una alta funcionalidad. Es la tecnología que se está utilizando en las versiones para móviles de servicios como portales bancarios o apartamentos turísticos.  Los que saben moverse donde está el negocio tienen sitios móviles.

Pocos, muy pocos, son los que tienen a día de hoy una Web que se pueda navegar desde un móvil. El resto, incluyendo periódicos de gran renombre, tienen totalmente abandonados a sus usuarios móviles, y bien podrían aparecer en la lista de los peores sitios.

Tecnología Web  para móviles

Sí hay que elegir entre el astronómico coste de desarrollar aplicaciones nativas para todas las plataformas, o el razonable desarrollo de aplicaciones con tecnología Web/HTML5, soportado por todos los móviles de gama alta, los que saben de negocios eligen al ganador.

Tener una aplicación en varias plataformas móviles, además de en Web, con unos costes de mantenimiento y ampliación mucho menores que los de las aplicaciones nativas, convencen a los que más saben.

No todas las aplicaciones nativas no pueden hacerse con tecnología Web. Siempre tendrán su lugar. Algunos juegos o aplicaciones que requieran un tratamiento gráfico elevado necesitan del alto rendimiento de las soluciones nativas. El resto de las aplicaciones comunes son perfectas candidatas.

Lo mejor de los dos mundos

La solución  con la que trabajamos en (PhoneGap)  une ambas tecnologías, creando el núcleo de la aplicación como una página Web, usando tecnología Web, y encapsulándolo en una aplicación nativa. Para publicar en distintas plataformas se reutiliza más del 90% del código generado, con lo que los costes se reducen de manera considerable. La experiencia del usuario es la de una aplicación nativa, tiene acceso a todos los recursos del teléfono, y los costes los mismos de una aplicación Web. La misma aplicación puede ser reutilizada para desarrollar parte del sitio Web móvil, o viceversa.

La mejora de los navegadores de los teléfonos, el mayor cumplimiento de los estándares y la llegada de HTML5 hacen que el presente el mejor terreno para las aplicaciones Web para móviles.

  • qrcode link

Ir al sitio para móviles