lL+_${ag(h֛Dwp AFdKO}a&B=3f5Y8=Xľb: -8dθ^0ӽ#Bv:Ի]M:1.kfɤjU<ẹ,fc͌jHT}GՌZ[kVxi}= 2 5N#ήDcGu&1V7L݊l39L?a LgN6NV\ch3+*;4JԁE 8\@Z~wzFPNəj.j5#-JOŲI s6VS+Bޛ|Վb'4W Yd = ͥ- w v4?mkL2Bɯt]/}icTH

¿Quieres un carrusel o acordeón para tu Web? ¿Seguro?

13 de febrero de 2013

Utilizar un carrusel de contenido siempre ha sido controvertido, pero lo que esta claro es que está de moda.  Recientemente el desarrollador Web de la Universidad de Notre Dame, Erik Runyon, ha publicado un artículo sobre el tema y ha puesto sobre la mesa datos reales de la eficacia de esta técnica. También Nielsen publicaba hace un mes otro artículo similar comparando la eficacia de los distintos tipos de carruseles.  Las conclusiones quedan bastante claras, y pueden causar más de un dolor de cabeza a un diseñador.

Existen dos tipos de carruseles: estáticos y automáticos. Los primeros requieren que el usuario interaccione de alguna manera para que se muestre el siguiente contenido, mientras que los segundos avanzan cada cierto tiempo y muestran el contenido nuevo sin que el usuario tenga que hacer nada. Cada uno de ellos tiene sus ventajas e inconvenientes, que pasamos a desgranar.

Carrusel estático

Carrusel automático